Suscripción a Boletines
Manténte informado de nuestras novedades y ofertas.
Email
Enviar
Facial
La Piel
Tratamientos antiedad
Tratamientos Dr. Hauschka
Tratamientos Ayurveda
Tratamiento aromaterapia
Tratamiento del acné
Higiene Facial Dr. Hauschka
Masajes faciales
Tinte y permanente de pestañas
Especial Novias
Cosmética Dr. Hauschka
La Piel

La piel es el órgano mas extenso del cuerpo, abarca una superficie media que supera 1,5 m2 y tiene un peso aproximado de 4 kg. El 65% esta constituida por agua, siendo el resto proteínas, lípidos, minerales...



Esta estructurada en tres niveles: la dermis (capa mas externa,1), la epidermis (2) y el tejido graso (el nivel mas profundo, 3).

La piel tiene múltiples e importantes funciones entre las que cabe destacar la función barrera, inmunológica, reparadora, circulatoria, sensitiva y de relación.

  • Función barrera. Elemento de intercambio con el medio exterior; impide la entrada de sustancias u organismos nocivos, previniendo infecciones, regula el agua corporal, evitando la perdida o absorción excesiva y actúa como filtro de radiación ultravioleta (cáncer de piel).

  • Función inmunológica. Defiende de infecciones fúngicas, bacterianas, víricas, así como de enfermedades autoinmunes y neoplasias.

  • Función reparadora. Acción directa en la curación de heridas y úlceras cutáneas, así como en el daño celular causado por la radiación ultra violeta.

  • Función circulatoria. Su alta vascularización, tanto hemática como linfática, permite la asimilación de nutrientes y eliminación de desechos metabólicos e interviene el la regulación de la temperatura corporal.
  • Función de comunicación con el medio exterior. A través de las fibras nerviosas se realiza la conducción de estímulos con la consecuente respuesta orgánica.

  • Función de relación con otros individuos. Ya sea a través de la pigmentación (razas), la distribución del pelo o la sudoración

La estructura de la piel, a groso modo, la podemos estudiar a través de sus tres niveles:
  • La epidermis. Es la capa mas superficial, constituida por un epitelio escamoso de grosor entre 0,4 a 1,5 mm. Esta formada por cuatro capas y podemos encontrar cuatro tipos de células: queratinocitos, melanocitos, células de Langerhans y células de Merkel.

    • Queratinocitos: Son las células mas abundantes de la epidermis, formadoras de sus cuatro capas. En la capa cornea, la mas externa, da lugar a la queratina. Aquí aparecen las ceramidas, elemento fundamental para la formación del estrato corneo; reparan las membranas celulares deterioradas y cohesionantes de la estructura celular. Estimulan la regeneración de las células cutáneas, humefactan y lubrican el cemento intercelular y protegen frente a agresiones ambientales, tonificando y regulando el metabolismo oxidativo de las células de la piel, ya que por si sola, la queratina, no puede mantener la flexibilidad de la piel.. Si la capa cornea no esta bien estructurada, la piel se torna extremadamente seca, incapaz de retener agua y se descama, se vuelve áspera, tensa e intolerante. Esta queratina necesita de sustancias hidrolipídicas, como son las ceramidas, para retener el agua y mantenerla lubricada. Al conjunto formado por el manto hidrolipolítico y resto de sustancias hidratantes se le llama Factor Natural de Humectación (NFM), el cual regula eficazmente el grado de hidratación del estrato corneo.

      Melanocitos: Tiene como función la formación de melanina, sustancia que da "color" a la piel. Su numero y distribución varia en función de las razas. La función de la melanina incluye: la resistencia a los efectos de los rayos ultravioleta, control de la síntesis de vitamina D y termorregulación local.

      Células de Merkel: Tienen una función mecano-receptora. Implicadas en el sentido del tacto, abundan en los pulpejos de los dedos, la mucosa y folículo piloso.

      Células de Langerhans: Su función es inmunológica. Se distribuyen uniformemente en toda la piel y están involucradas en gran variedad de respuestas inmunes por medio de la activación de las células T.

  • Las células epidérmicas se unen a la dermis por medio de la membrana basal epidémica con los filamentos de anclaje.
  • La dermis. Esta formada por un tejido fibroelástico En la dermis podemos encontrar: fibras (colágeno, elastina y reticulina), células (fibroblastos, mastocitos y macrófagos), elementos vasculares que se disponen en redes paralelamente a la superficie cutánea, neurales y anejos (pelos, glándulas de distintos tipos, incluidas las sebáceas).

    La dermis se puede dividir en dos partes: una mas superficial (dermis papilar), fuertemente irrigada con capilares y vasos sanguíneos y linfáticos, y muy rica en reticulina; y la dermis reticular, por debajo de la papilar, rica en colágeno y elastina. Los fibroblastos son las células encargadas de formar los elementos fibrosos de la dermis, especialmente el colágeno El colágeno no es homogéneo en todo el organismo, existiendo 13 tipos en relación con la morfología, composición proteica y propiedades físicas. En la dermis predomina el llamado colágeno I (85-90%), tipo III (8-11%) y tipo V (2-4%). Las fibras elásticas se encargan de dar tersura a la piel y solo representas un 2-4%.

  • El tejido graso subcutáneo: Esta formado por células grasas dispuestas en lóbulos. Su misión es la conservación de la temperatura (capa aislante) y energética, ya que la grasa contenida en su interior puede movilizarse, si la situación lo requiere, y metabolizarse para compensar los requerimientos energéticos.
Factores de origen externo e interno pueden alterar la estructura de la piel. El conocerlos puede evitar un envejecimiento cutáneo prematuro:
  • Exposiciones solares prolongadas o sin protección previa, pueden causar efectos irreversibles. La destrucción de las fibras de colágeno y elastina colapsan el tejido y provocan la aparición de arrugas y lineas de expresión. Las quemaduras producen la destrucción directa del tejido. En uso de bronceadores con un factor de protección igual o superior a 30, es imprescindible, así como su renovación cada dos horas.

  • Ejercicio físico, fundamental para mantener la musculatura y para activar la función circulatoria. Si la circulación es optima, los nutrientes llegan a las células y las sustancias de desecho son recogidas del medio extracelular, eliminando toxinas. La piel estará mejor nutrida e hidratada.

  • Buenos hábitos alimentarios. Dietas variadas y equilibradas tienen un efecto directo sobre la piel. El sobrepeso, normalmente acompañado de hábitos sedentarios, conlleva a la aparición de estrías, flaccidez en los tejidos y celulitis. La perdida rápida o/y excesiva implica la aparición de flaccidez y arrugas prematuras.

  • El tabaquismo, produce deshidratación, falta de oxigenación (piel gris y opaca), arrugas prematuras y flaccidez cutánea.

  • El alcohol en exceso, como el tabaco, se manifiesta con la aparición de capilares rotos, deshidratación, arrugas y flaccidez.

  • Exfoliación excesiva o con productos no adecuados, provoca la diminución de la capa hidrolipídica del estrato corneo, inhibe la secreción de las glándulas sebáceas, con lo cual la piel no esta lubricada ni puede retener el agua, se pueden desgarrar las fibras de colágeno y provocar la aparición de arrugas o lineas de expresión.

  • La falta de sueño, durante la noche el cuerpo se recupera de la fatiga física y mental sufrida durante el día. La falta de descanso tiene un efecto directo sobre la piel.

  • El estrés, en otros mucho posibles efectos provoca deshidratación y un aumento de radicales libres, que aceleran el proceso de envejecimiento celular.
Por otro lado tenemos el proceso natural del envejecimiento, durante el cual se producen una serie de modificaciones en el tejido:
  • El metabolismo de las células epidérmicas se enlentece, la capa basal pierde su forma sinuosa y se vuelve rectilínea. Disminuye el numero de queratinocitos. La epidermis se hace mas fina. No se retiene el agua con la misma eficacia y la piel se deshidrata. El rostro pierde elasticidad y luminosidad.

  • Disminuye el numero de fibroblastos, la síntesis y degradación de las fibras dérmicas disminuye, especialmente del colágeno y la elastina, provocando flaccidez y engrosamiento cutáneo, al no degradarse el colágeno antiguo se vuelve rígido.

Este ajamiento, provoca la rotura del tejido, las arrugas.

En Nutribel conocemos en profundidad la piel. La tratamos tanto desde dentro como desde fuera. Respetamos y admiramos el proceso natural de la vida, intentamos mejorar su calidad, mitigando los efectos del paso del tiempo.

 
 
HOME CONTACTO LOCALIZACIÓN HORARIO
<.php>